×

Información sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y mejorar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación y uso. Mas información. Al utilizar nuestro sitio usted acepta los términos de nuestra Política de Privacidad.
Aceptar
Añadir
Comprar
Comprar
Cancelar

Informe Semanal de Política Exterior

TRUMP SIGUE LOS PASOS DE OBAMA

La decisión de Donald Trump de retirar los 2.000 efectivos de las fuerzas especiales del Pentágono desplegados en Siria, donde con la inestimable ayuda de las milicias kurdas del YPG desmantelaron las bases territoriales de Dáesh, ha sido criticada por todo el espectro político en Washington, que habla de un vacío de poder que no tardará en ser llenado por Rusia, Irán y Turquía. SIN embargo, el anuncio, que precipitó la salida del secretario de Defensa, James Mattis, era más que previsible dada la indisimulada animadversión de Trump a despliegues militares sin plazos ni objetivos fijos. Y es que una vez que Dáesh perdió sus bastiones de Mosul y Al Raqa, los objetivos estratégicos del Pentágono en Irak y Siria se redujeron al mínimo. En septiembre, John Bolton, consejero de seguridad nacional de la Casa Blanca, aseguró que las tropas no se retirarían del país árabe mientras las iraníes siguieran en él y no se hubiese acordado una solución política a la guerra civil siria. Pero Trump solo confía en sus propios instintos. En su campaña de 2016 dejó claro que no usaría tropas para proteger a civiles sirios, derrocar a Bachar el Asad o contener la presencia de Rusia o Irán. En un artículo en The New York Times, el general Keith Kellogg, asesor de seguridad nacional del vicepresidente, Mike Pence, sostiene que EEUU no debe “distraerse” en interminables conflictos en Oriente Próximo cuando tiene que enfrentar amenazas existenciales como el expansionismo ruso, el ascenso chino y el programa nuclear norcoreano. “La guerra debe ser la excepción, no la norma”, subraya Kellogg, una frase que podría haber escrito Barack Obama, que muy pronto comprendió que el momento unipolar de los años noventa había terminado y que la fuerza militar no podía estabilizar los equilibrios estratégicos de Oriente Próximo. Obama, como Trump en Siria, anunció la retirada de las tropas de Irak en cuanto empezó el tercer año de su mandato. En 17 años –en los que en 2007 EEUU llegó a desplegar 170.000 efectivos en Irak y en 2011 más de 100.000 en Afganistán– las tropas tuvieron un papel político marginal y contraproducente. Seguir leyendo

1E Ejemplar
6,99€
Carrito de la compra
1M 1 Mes
-
3M 3 Meses
-
6M 6 Meses
-
1A 1 Año
139,99€
Carrito de la compra

Las tarifas que se muestran se aplican a las compras a través de la plataforma web de Kiosko y Más

Regala El País